CONFERENCIA DE F. XAVIER BALADIA

2018-10-26 Conf. X. Baladia (15)2018-10-26 Conf. X. Baladia (18)2018-10-26-Conf-X-Baladia-PuigiCadafalch (5)2018-10-26-Conf-X-Baladia-PuigiCadafalch (1)

“PUIG I CADAFALCH ENTRE AMIGOS”

El viernes 26 de octubre de 2018, en el Salón de Piedra del Ayuntamiento de Argentona,  Francesc Xavier Baladia, en un acto organizado por nuestra entidad, nos ofreció una interesante conferencia titulada “Puig i Cadafalch entre amigos”. El conferenciante fue presentado por Esteve Mach.

Según Baladia, Josep Puig i Cadafalch fue un hombre muy admirado y respetado, pero relativamente estimado. La visión de la amistad entre los Puig i Cadafalch y los Baladia (emparentados después con los Fabra) a través de varias generaciones y diversos espacios: Argentona, Barcelona, Llafranc y París, nos aportará una nueva perspectiva y unos nuevos matices al personaje. Y añadió que a partir de esta amistad entenderemos la relación con otras grandes personalidades vinculadas, como fueron Pompeu Fabra, Isabel Llorach, Josep Pijoan, Eugeni d’Ors o Ramon Casas …

Agustí Calvet Gaziel, en sus Memorias dijo de Puig que “es como un erizo. Todo pinchos, todo bueno por dentro “. Pero añadió que era mucho más complejo que eso. Fue un personaje poliédrico. Y añadió que hablaría a partir de su familia (las casas, los recuerdos, el talante, los valores). De la amistad de consecuencias históricas. Puig y Cadafach, Fabra y Baladia estudian juntos el Bachillerato en la Escuela Industrial. Una amistad que perdura, y marcará sus vidas. De un Puig entre amigos.

Puig i Cadafalch: Arquitecto, según el conferenciante, fue un brillante urbanista, político, historiador y arqueólogo. Su padrino Baladia destaca su afición por el diapasón, el depósito de agua, el calendario Flammarion, y la radio alemana (Wagner y Europa). Y que Fabra, en cambio, era de de ciencias y de letras. Fue el normalizador de la lengua catalana y del diccionario.

En Puig i Cadafalch hay otra genialidad. Su personalidad política impregna la arquitectura, el Modernismo: Renaixença romántica. Una Renaixença que mira a una Europa idealizada, a Wagner; un modernismo romántico gótico de Violet le Duc.

Dice que Puig no tenía «talante», pero tenía unas convicciones y una tarea urgente: La Mancomunidad, rehacer Cataluña en un momento de debilidad de España. Y él iba a la idea. Que para entender la personalidad de Puig hay que entender su entorno vital: la burguesía catalana que era demonizada aquí por el socialismo y el anarquismo y allí por el soberanismo. Único caso de élite económica que no es a la vez élite política.

Que su abuelo era un empresario textil y a la vez muy ilustrado. Era una clase formada por gente sobria, seria, siempre correctos y distantes. Cosmopolitas pero localistas. Siempre bien vestidos y autocontrolados. Y sólo cuando tocaba eran de un dramatismo teatral wagneriano. Eran hombres algo franciscanos, de actitud severa, pero de un entusiasmo incansable.

Habló de la dicotomía Modernismo / Novecentismo: un cambio de paradigma intelectual, mucho más que el Art Decó localista catalán: que lo define con los contrastes: Bohemia / Rigor, Naturaleza / Ciudad, Anarquía / Orden, Fealdad/Perfección, Capricho / Razón, Desmesura / Medida,  Arrebato/ Cordura.

Habló del movimiento ordenador: La civilización y el arte formen parte de la vida cotidiana.

A continuación expuso su teoría de los Homenots: de la coincidencia histórica de muchos personajes destacados. Y llama Puig i Cadafalch, Gaudí, Domenech i Montaner, Sagnier. Jujol, Prat de la Riba, Cambó, Almirall y de Fabra, D’Ors, Xammar, Carles Soldevila, Estelrich, Ferrer Guardia, Alexandre Plana, Rusiñol, Casas, Sert, Masriera, Granados, Albeniz, Mompou, Falla (compone a Cataluña) y también de los Güell, Bertrand, Fabra (Alella), Coll i Regàs, Bertran, Girona, Patxot, Lopez (Verdaguer), Andreu, Corachan, Solé y Roig, Fuster, Trueta, Ramón y Cajal (investiga en Barcelona), tecla Sala, Carme Karr, Isabel Llorach, Cendrós y Omniun, Bertrand y la Caballé.

Ahí está la característica de la sociedad barcelonesa de entonces: el predominio del elemento hombre sobre el elemento cosa. Creo que nos hemos entendido, dice reproduciendo una frase pronunciada por Joaquim M. de Navidad, en su obra emblemática Barcelonerias.

Pompeu Fabra y Puig i Cadafalch forman una academia. Después del IEC con la Mancomunidad. Pero Fabra con un sueldo bajo y ningún privilegio, que iba en tranvía y en cambio Puig y Cadafalch con chofer. La amistad condicionó la vida de los tres. Baladia y Fabra se convierten en cuñados.

Cuando Teresa Mestre, la esposa de Jaume Baladia y Soler, marcha con Josep Pijoan (IEC y MNAC) será su final y el de Eugenio d’Ors. Este hecho provocó un escándalo de la “Galería de Catalanas Hermosas 1907”. Ramon Casas rechazó cobrar el cuadro. Xavier Nogués hizo una “bien plantada” tapada y rodeada de hombres peleándose. Puig i Cadafalch los expulsa. Eran dos ideólogos. Esto tal vez cambió la historia de Cataluña.

Referente a la conocida casa de Can Baladia de Argentona, Puig no firmó los planos, como era bastante corriente en aquella época, de las obras de embellecimiento de la misma pero defiende que fue él el autor. La flor de la fachada, como la de la casa Amatller -obra de Puig en el Paseo de Gracia- tiene la flor del cacao, la qual ha quedado como símbolo de la família.

La casa de la Plaça de Vendre

Francisco Javier Baladia rememoró sus recuerdos de la casa de la Plaça de Vendre la que definió como genial. Tenía grietas y un huerto. “Hicimos el aperitivo en la Taberna de los pulpos y comimos en el porche”. La casa estaba como cuando Puig i Cadafalch vivía. También con pilas de revistas y periódicos. Las obras de arte que faltaban.

Explicó anécdotas de Puig con su abuelo Baladia y completó su conferencia con imágenes que dieron más relieve a su relato.

Acabó con una cita de Adolf Loos: “La moda Art Decó de Lalique causa efecto en lo formal pero no por lo material, esto lo hace simpático, pero Lalique no tiene razón. Él nos recuerda crujientes sedas y pesados terciopelos, peletería y brocados, el mundo de Carlos V y del emperador Maximiliano. Pero hoy, en la época de los vestidos de seda vaporosos y ligeros en la época de las blancas pecheras almidonadas y el riguroso negro del frac, aquellas cosas se ven raras. Claro que nos atraen aquellos viejos ornamentos. Pero quien los quisiera llevar ahora?

Nuestra época requiere del aderezo un valor destilado. Un extracto de alto. Es por ello que sólo podemos utilizar para nuestros adornos las más valiosas piedras y telas.

El sentido del aderezo está en el material. El trabajo del joyero debe estar supeditado. ”

Y esto nos lleva a su legado, que su pretendido enemigo mejor supo sintetizar: Era quizás un elitista. En el sentido cultural. Elitismo # Mediocridad.

Como colofón leyó una frase del ex presidente de Uruguay, José Mujica: “Lo que más me preocupa del futuro del mundo es la mediocridad que hay ahora”.

Y para cerrar la conferencia sentenció que Puig i Cadafalch nos legó, nos dejó, un mundo donde todo lo que parecía apariencia, era esencia.

Fueron hechas varias preguntas al conferenciante que resaltaron y enriquecieron la interesante conferencia que nos ofreció el señor Francesc Xavier Baladia.

Manuel Cusachs i Corredor

2018-10-26 Conf. X. Baladia (19)

2018-10-26-Conf-X-Baladia-PuigiCadafalch (12)2018-10-26 Conf. X. Baladia (16)

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios