Presentación

El 17 de Octubre de 2012, aniversario del nacimiento de Josep Puig i Cadafalch se creaba, también, una nueva Asociación destinada a dar a conocer la vida y la obra de este mataroní y catalán il • lustro. Se trata de la Asociación Amigos de Josep Puig i Cadafalch, pensada con la voluntad clara de difundir su labor en toda Cataluña y aún más allá.

Creemos que la figura de Puig i Cadafalch no ha recibido todavía la valoración que tiene merecida en los diferentes ámbitos en que actuó y que, para simplificar, podríamos resumir en tres: el político, el de arquitecto y el de científico y historiador.

Puig no se consideró, él mismo, un político vocacional, aunque ejerció en este campo con una eficacia y una trascendencia indudables.

La figura de Prat de la Riba, tan importante y cercana, seguramente ha dificultado la valoración de la de Puig; su mano derecha en todos los temas relacionados con obra pública, cultura y urbanismo.

Cuando muere Prat de la Riba, en 1917, Puig y Cadafalch es escogido para sustituirle al frente de la Mancomunidad. Será reelegido en el cargo tres veces y las dos últimas con una mayoría abrumadora y tendrá la ocasión de llevar a cabo el proyecto diseñado por Prat. De hecho, la mayoría de actuaciones de la Mancomunidad se concretan en este periodo de 6 años de su mandato, hasta el golpe de Primo de Ribera de 1923. Parece claro que Prat creó el instrumento y que Puig le consolidó, el hizo crecer y lo hizo trabajar a fondo.

La obra de gobierno de Prado debería ser conocida como la obra de Prat y de Puig porque, de hecho, son inseparables. Ambos enamorados de Cataluña y con una capacidad de trabajo fuera de medida.

Juntos sumaron las mejores ventajas de la cordura y la locura. Los resultados fueron de tal envergadura que hoy todavía vivimos de los fundamentos y de las infraestructuras que inició la Mancomunidad, en muchos aspectos.

En Puig y Cadafalch arquitecto es más conocido y valorado. Cosa ciertamente difícil, tan cerca de su maestro Domènech i Muntaner y de la figura de Gaudí. Pero sus obras están en la calle, muchas de ellas bien restauradas y en manos de entidades culturales que se esfuerzan en hacerlas conocer.

Es de un gran interés penetrar en la mezcla y la reutilización de estilos arquitectónicos diversos que están presentes, simultáneamente o por fases, en su obra. Su pasión por el mundo medieval – inseparable, históricamente, tanto para él como para Domènech i Muntaner, del renacimiento de la patria catalana – a la vez que su gran cultura europea- le llevarán a utilizar el repertorio gótico, el mudéjar, el propiamente modernista, el novecentista y todavía las influencias del Países Bajos o de la Secezion vienesa.

Es menos conocida, en cambio, su gran labor como urbanista, principalmente en Barcelona.

Su obra escrita es extensa pero, por encima de todo, fundamental y de referencia en los ámbitos correspondientes y a nivel internacional. La más conocida, sin duda, “La arquitectura románica en Cataluña”. Puig y Cadafalch participó en numerosos congresos internacionales, aportando sus investigaciones y ejerció el magisterio en varias universidades extranjeras. Todo ello le fue premiado con nombramientos de doctor honoris causa por la Sorbona, Harvard, Friburgo … entre otros.

Su actividad en el Instituto de Estudios Catalanes- que ayudó a crear, ya fuera como Presidente – a partir de 1942- ya como responsable de la Sección de Historia y Arqueología, 1950 hasta su muerte, podría resumir y simbolizar su genial aportación a la cultura catalana.

Un montón de artículos, dibujos, escritos profesionales inéditos y material escrito de la época de la Mancomunidad, se encuentran en el Archivo Nacional de Cataluña. Puig tuvo la lucidez de salvarlos en esconderlos en su casa de Barcelona, cuando la historia de Cataluña tomó un giro muy peligroso en 1923.

El legado de Puig es, pues, tan grande como polifacético.

La Asociación Amigos de Puig i Cadafalch se propone contribuir al estudio y la difusión de todos estos aspectos, dirigiéndose tanto al mundo de la cultura, propiamente dicho, como al público en general y a los jóvenes de las escuelas en particular.
Esteve Mach Bosch
presidente